USO DEL AZAFRÁN EN LA COCINA

Para obtener del azafrán todo su color, aroma y sabor, siga una de las siguientes recomendaciones:

 

1) Sumerja las hebras en un líquido caliente (agua, caldo, crema líquida, limón, vino, vinagre…) según su receta, y haga una infusión durante al menos 10 minutos, removiendo de vez en cuando.

Añada el líquido, previamente colado, al plato en preparación. Si desea que las hebras sirvan de decoración a su plato, no cuele la infusión.

Añádalo en los últimos minutos de cocción.

 

2) Tueste las hebras previamente sobre una fuente de calor tenue durante 2 ó 3 minutos. Utilizando un mortero o simplemente presionando con el reverso de una cuchara, tritúrelas. Emplee el azafrán triturado del mismo modo que si lo hiciera en hebras, siga las instrucciones del punto 1.

 

3) Al contrario que el azafrán en hebras, el azafrán molido no necesita ninguna preparación previa. Basta con añadirlo al plato que esté cocinando en los últimos minutos de cocción. En platos sin caldo o salsa, disuelva el azafrán en un poco de líquido caliente (agua, vino, crema, limón…) antes de verter sobre el alimento.